Historia del Tiempo Presente

Lunes
22.Abr 2019
Tamaño texto
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Trabajos de investigación de Antonio Ramírez Navarro
Anarquistas y comunistas en la formación del movimiento obrero almeriense (1872-1939) PDF Imprimir Email
Tesis doctorales concluidas
Las ideas anarquistas se difundieron por la comarca del Poniente almeriense durante la década de los setenta del siglo XIX. Duramente reprimidas por los gobiernos de la Restauración, las organizaciones libertarias llevaron una existencia precaria hasta comienzos del siglo XX. El Partido Comunista comenzó su andadura en Almería en 1922 con la llegada del revolucionario profesional Justiniano Bravo. Tras dirigir la huelga minera de Serón, los comunistas afrontaron una larga travesía del desierto durante la dictadura de Primo de Rivera, que supuso también la práctica desaparición de las organizaciones anarquistas.
La proclamación de la Segunda República fue acogida con desconfianza por anarquistas y comunistas. Sin embargo el periodo republicano supuso la legalización y un enorme crecimiento de las organizaciones políticas y sindicales de signo revolucionario. Anarquistas, comunistas y socialistas se disputaron la influencia sobre el proletariado almeriense y solo consiguieron una débil unidad de cara a las elecciones de 1936.
El golpe militar de julio llevó a un crecimiento exponencial de la militancia anarquista y comunista que se hizo con el control de una parte de los comités revolucionarios primero y de las corporaciones municipales después. A pesar de las incautaciones y colectivizaciones no se puede hablar de una verdadera revolución puesto que se mantuvieron las instituciones republicanas y no se puso en marcha un modelo económico alternativo. Las enormes tensiones entre las distintas fuerzas del Frente Popular estuvieron a punto de desencadenar un conflicto armado entre anarquistas y comunistas y explican la debilidad del bando republicano.
El final de la guerra supuso la desaparición del movimiento obrero organizado. Los dirigentes libertarios y comunistas fueron fusilados, encarcelados o tuvieron que marchar al exilio en Argelia, donde acabaron en campos de concentración durante el régimen de Vichy.

 

 
Vicente Talens Inglá, gobernador de Almería (1937-1938) PDF Imprimir Email
Investigaciones de Doctorado y TFM
Vicente Talens Inglá, gobernador de Almería (1937-1938)
Un día antes de ser conducido ante el pelotón de fusilamiento, Vicente Talens aseguraba en una postal dirigida a su pareja, Pauline Taurinya, que su proceso iba bien. Como delegado del PCE en la Guardia Popular Antifascista había intercedido en Valencia por varios perseguidos políticos y en Almería, en su calidad gobernador civil, había liberado a unos doscientos presos derechistas. Pero frente a la maquinaria represiva franquista, no dejaba de ser un rojo que había ostentado cargos de responsabilidad. Para mayor ignominia, las dos principales acusaciones llegaron de personas a las que había salvado la vida. Tras un año de cárcel fue torturado y fusilado en junio de 1940. Talens había sido anarquista, bailarín en París, modelo de desnudo artístico y profesor de Educación Física. A comienzos de 1937 se unió sentimentalmente con la mujer del jefe de las Brigadas Internacionales y tuvo con ella a su única hija, la escritora francesa Pauline Talens. Principal responsable político de los refugios que salvaron la vida a cientos de almerienses, Talens sufrió en carne propia los enfrentamientos en el seno del Frente Popular. Los anarquistas, los socialistas y algunos compañeros de partido lo acusaron de débil y lo acosaron hasta conseguir su destitución. La fuerza de los débiles es la biografía de un personaje tan fascinante como olvidado y a la vez el relato de las luchas que minaron la unidad del bando republicano y llevaron a la tragedia final del puerto de Alicante.