Historia del Tiempo Presente

Viernes
20.Sep 2019
Tamaño texto
  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Estudios del Tiempo Presente Publicaciones Aportaciones en congresos Las reivindicaciones sociales en el proceso de creación del municipio de El Ejido

"Las reivindicaciones sociales en el proceso de creación del municipio de El Ejido"

E-mail Imprimir PDF
Las reivindicaciones sociales en el proceso de creación del municipio de El Ejido
Marisol Doucet Plaza

El nacimiento de El Ejido se produjo el 11 de septiembre de 1982, tras un largo y arduo proceso que se inició en 1979 con el cambio de capitalidad que hasta ese momento ostentó Dalías. Sin embargo, el sentimiento de ‘pueblo nuevo y pujante’ nació mucho antes entre sus vecinos que para la vida jurídica y administrativa. Este panorama provocó el enfrentamiento entre dos pueblos hasta el momento hermanos.
Los ejidenses vieron como en pocos años su núcleo se había convertido en el centro económico y demográfico del municipio, tanto en el sector agrícola, con los invernaderos convertidos en la ‘Huerta de Europa’, como en el incipiente sector turístico, con la moderna urbanización de Almerimar, campos golf y puerto deportivo. Por todas estas razones de utilización de técnicas agrícolas vanguardistas, población joven, fuerte inmigración, buenas comunicaciones… El Ejido ofrecía un futuro prometedor. Los rápidos cambios experimentados en esta zona unidos al dinamismo de la sociedad llevan a los ejidenses a exigir enérgicamente una solución pragmática: el traslado de capitalidad, que se produce en 1979, y la posterior segregación de Dalías en 1982.
Por su parte, los dalienses creyeron que peligraba la conservación de su identidad como pueblo, y estaban dispuestos a impulsar el desarrollo de El Ejido como municipio independiente pero no a convertirse en una barriada de éste. Lucharon indisolublemente por la defensa de su Ayuntamiento y su historia.
El Poniente Almeriense vivió durante aquellos años de la Transición el tenso nacimiento de El Ejido caracterizado por las fuertes disputas que llegaron a enfrentar a familias enteras y a comunidades diferenciadas, lo que hizo necesario la división como única solución viable para garantizar la convivencia democrática, que tardó en recobrarse.
Las asociaciones vecinales tuvieron un remarcado protagonismo en la vida social y política de la época. La Ley de Asociaciones de España de 1964 abrió un espacio que fue aprovechado en muchas ocasiones por los partidos políticos, en la clandestinidad, para hacer llegar sus directrices a la población. En el caso de El Ejido, antes de contar con Ayuntamiento propio ya existía la Asociación de Amas de Casa Virgen del Carmen y la Asociación de Vecinos de El Ejido, esta última con carácter más reivindicativo-político y  que se encargaba de ‘administrar’ la vida de sus vecinos. Actuaban entonces de intermediarias entre los ejidenses y la administración local y encaminaron las demandas de esta población por alcanzar una mayor independencia  de Dalías. Mientras que en el caso de Dalías fue la Asociación de vecinos Cristo de la Luz, ante el vacío de poder que se genera a partir del último cuatrimestre de 1979, la que lideró el movimiento en contra del cambio de capitalidad e inició el proceso de segregación. Esta Asociación asumirá el papel de administrador del pueblo de Dalías, e incluso en los meses de huelga y a pesar de que los vecinos se negaron a pagar los impuestos al Ayuntamiento, se encargó de recaudar el dinero necesario para que las obras municipales no quedaran paralizadas.
Estas dos asociaciones fueron sin duda las piezas clave de todo el proceso, aunque existían otras de menor importancia y que de forma menos directa también participaron con la redacción y publicación en la prensa de diversos comunicados en los que aclaraban sus posiciones ante determinados temas e incidentes.
Las reivindicaciones de unas y otras, sus líderes, sus planteamientos, objetivos y consecuciones, conforman el contenido de esta comunicación.

 

 
Banner

VII Congreso Internacional "Historia de la Transición en España. Democracia y mundo rural"

Banner